monseñor Octavio Casaverde durante la celebración.

El sentido de amar al prójimo

La Iglesia de Lima se congregó este domingo XV del Tiempo Ordinario para celebrar la Santa Misa en la Basílica Catedral de Lima, presidida por el vicario general, monseñor Octavio Casaverde

En esta celebración asistieron a la misa decenas de personas. Durante la homilía de la Santa Misa, el monseñor Octavio Casaverde mencionó:

«Muchos pensamos que la vida eterna empieza después de la muerte. La vida eterna es conocer a Dios y a su hijo Jesucristo, y ese conocimiento produce fuerza en una persona, amor, fortalecimiento de la fe, humildad, es decir, todo lo que fue Jesús: solidario, comprensivo, tolerante, porque el conocimiento de Dios cambia nuestra manera de ser», comentó el vicario general.

«Ninguno de nosotros ha visto a Dios ni a Jesucristo, pero lo conocemos en el corazón, lo sentimos, ya estamos viviendo esa vida eterna nosotros, y ese conocimiento, esa relación íntima con el Señor que produce todo eso, todas esas virtudes, también continúa después de la muerte».

Haz clic aquí para seguir leyendo en arzobispadodelima